INICIO

 

NUESTRA FILOSOFÍA

Para PRIMITIVE COLORS el vestido es, lenguaje que expresa y necesidad social. Partimos de una reflexión sobre el cuerpo contemporáneo, afectado por todos los fenómenos que se desprenden del proceso de industrialización.

Volver al origen, a la esencia, al objeto creado por el hombre con sus propias manos, volver a la creación primigenia, entendida ésta como la construcción manual y personalizada de la prenda de vestir, con un contenido conceptual que deja de lado tendencias masivas, serializadas.

Rescatamos el ensayo y error como proceso creativo, la experimentación como proceso serio y coherente. Proponemos una manera diferente de producción y de consumo, como una acción política y  dialéctica, nuestras prendas se desarrollan en co creación con el usuario ya que  Lo fundamental es la individualidad de cada ser, permitiéndole expresar  su forma de pensar y de percibir el mundo  a través del vestido.

Julio 2 2000. Por fin lejos de la universidad,  empieza la cabeza llena de ideas, de ilusiones, procesos textiles, experimentación, investigación, alquimia, telas, óxidos, colorantes, tintas, técnicas y bitácora, los días, las noches, la angustia y la emoción juntas en una cotidianidad tirante llena de contradicciones entre crear para existir o trabajar para vivir, finalmente crear para existir y vuelve la pregunta: ¿usted de que va a vivir? … pues del arte con a minúscula, un arte efímero como la vida, caminante  de la calle, llevado en el vestido; un arte que camina con los cuerpos que transitan  la ciudad, y una ciudad en tránsito por los cuerpos vestidos, cuyas verdades son las de sus portadores y no las verdades de los curadores, los coleccionistas o del gran público especializado.

Arte, cuerpo y vestido, nace entonces Primitive colors, una propuesta que fusiona tres lenguajes, cuyo resultado no corresponde ni al sistema de la moda, ni al sistema del arte, tampoco al sistema del diseño, lo que la hace un poco incomprendida en una ciudad llamada “La capital de la moda y la silicona”.

Es difícil sacar el vestido del sistema de la moda y mirarlo como un campo semántico (el vestido convertido en páginas de un libro corporal) a través del cual el cuerpo y el sujeto expresan su posición política, sus gustos,  su relación con el cosmos. El vestido en Primitive es dotado de contenido, para darle sentido a la existencia.